Vivir y morir en Dallas, Charlaine Harris.

Esta segunda entrega de la saga de Sookie trata sobre varios temas.
Por un lado se ha encontrado el cuerpo muerto de Lafayette, en el coche de Andy Bellefleur, un lugareño y detective del pequeño departamento de policía de Bon Temps. Andy no ha sido, y Sookie lo sabe, por eso y porque conocía a Lafayette ayuda durante la trama a averiguar qué ha pasado.
La segunda parte de la historia la protagoniza una ménade, ser sobrenatural femenino, salvaje que vive en entornos silvestres. Provienen de los dioses. Baco era el dios del vino, por supuesto, de ahí que los bares sean de gran interés para las ménades. Tanto es así, de hecho, que no les gusta que otras criaturas de la noche se interpongan. Las ménades creen que la violencia desencadenada por el consumo de alcohol les pertenece, es de lo que se alimentan, ahora que nadie adora oficialmente a su dios. El orgullo también les atrae. Adoran la violencia del sexo y el hedor de la bebida.
Cuando aparece Callisto, la ménade, ataca a Sookie para mandarle un mensaje a Eric, el vampiro sheriff de la zona 5, jefe de Bill. Callisto pide un tributo para su dios.
La tercera secuela es la de vampiros. Eric Northman le pide a nuestra telépata un nuevo trabajo. Tiene que ir a Dallas, ha desaparecido un vampiro y su hermano, sheriff de la zona quiere averiguar que le ha pasado. Después de muchos interrogatorios descubre que la Hermandad del Sol, grupo en contra de los vampiros.
“Quitémosle el “no” a los no muertos”
Tiene retenido al vampiro desaparecido, junto con Godric, un vampiro muy antiguo que colabora con ellos, ya que quiere darle la bienvenida al amanecer.
Muchas tramas, mezcladas con sexo y seres sobrenaturales, dan como resultado una genial estructura y una lectura muy amena. Espero que os guste.

Frases que me han gustado de Vivir y morir en Dallas:
“Eres un bocadito de lo más dulce por fuera y todo un pit bull por dentro”. Terry a Sookie.
Cuando los japoneses perfeccionaron la sangre sintética que les permitía “vivir” sin necesidad de recurrir a la sangre humana, los vampiros pudieron al fin salir de sus ataúdes “No hay que lastrar a los humanos para que existamos – decían – no somos una amenaza”
“Angelical Sookie, visión del amor y de la belleza, me siento sumamente abatido por el hecho de que una malvada ménade haya violado tu suave y voluptuoso cuerpo en su intento de enviarme un mensaje”
“Has llamado a Fangtasia, donde los no muertos vuelven a vivir cada noche”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *